Crítica desde Cannes 2019: ‘Liam Gallagher: As It Was’

Por Eric Ortiz García

Si el documental sobre el venerado grupo británico Oasis, Oasis: Supersonic, de Mat Whitecross, fue un vistazo a su breve pero inolvidable momento en la cima del mundo musical en los años noventa, Liam Gallagher: As It Was, por el contrario, comienza en el peor momento profesional para los Gallagher: Paris, 2009, cuando la repentina cancelación de un concierto derivó en la separación definitiva de la banda de Manchester, Inglaterra. Esto dio paso también al peor momento en la vida personal del vocalista y hermano menor Liam, traducido en el rotundo fracaso de su subsecuente grupo Beady Eye (el cual mantuvo a miembros del último lineup de Oasis) y en un doloroso y costoso divorcio.

Creado principalmente para fans de los Gallagher, Liam Gallagher: As It Was no titubea a la hora de mostrar al arrogante pero carismático Liam en su estado de mayor inseguridad: no es secreto que aunque él comenzó la banda, su hermano mayor se convirtió en el (casi) único compositor del grupo,  y la arrogancia de ambos provocó que Noel demerite a su hermano continuamente por ello.

Entonces, a diferencia de otros documentales de rock ‘n’ roll, Liam Gallagher: As It Was parte del momento más bajo de su artista en cuestión, para eventualmente mostrarnos una total mejoría tanto en lo profesional como en lo personal. Una borrachera en Irlanda con su otro hermano lo llevó a tomar una guitarra e interpretar en vivo lo que se convertiría en “Bold”, un tema tan memorable como personal del As You Were (el primer disco solista de Liam) con el que parece desmarcarse de la pesada sombra de Noel (“gonna take you off my list of to-dosthere’s no love worth chasing yesterday…”).

En parte un satisfactorio making-of del As You Were, así como un seguimiento al detrás de cámaras de la primera gira de Liam en solitario (con el ataque terrorista en Manchester de 2017 como contexto), Liam Gallagher: As It Was tiene en su núcleo a alguien más apreciativo de la vida y de su familia (destacan las interacciones de Liam con su madre, su actual pareja y sus tres hijos), cuestiones mundanas que ningún rockstar a sus 25 años podría considerar importantes.

A estas alturas, cuando Liam cuida como nunca su voz y su condición física (porque los intensos años noventa quedaron muy atrás), una reunión con Noel luce más que improbable, pero un exitoso segundo álbum como solista, que lo mantenga vigente, parece inminente.

Texto publicado originalmente en Chilango.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s